Diferencias entre una tarjeta oro y una clásica

 

tarjeta oro

Aunque todas las tarjetas de crédito tienen muchas cosas en común como su facilidad de uso, su seguridad o la posibilidad de cancelar tarjeta cuando queramos, existen muchas tarjetas diferentes como por ejemplo una oro y una clásica.

La principal diferencia existente entre una tarjeta oro y una clásica es que con la oro se obtienen más ventajas, aunque esta clase de tarjeta solo es dada por el banco a aquellos clientes que cuentan con ingresos fijos, tienen un historial crediticio excelente y suelen realizar gastos con la tarjeta de crédito con frecuencia.

En cuanto a pólizas de seguro, la oro cuenta con más coberturas que las tarjetas clásicas aunque todo depende de la entidad emisora dado que no todas ofrecen las mismas pólizas.

En el caso de los intereses, otra de las cuestiones que más debemos controlar en las tarjetas de crédito, hay que decir que las tarjetas oro cuentan con intereses menores que las tarjetas clásicas.

Una de las grandes ventajas que proporciona la tarjeta oro frente a una clásica es que normalmente la línea de crédito suele ser bastante mayor, aunque esto está supeditado al nivel de ingresos, a la capacidad de pago y al historial crediticio de cada cliente, por lo que la cantidad puede variar de una persona a otra, aunque tengan la misma tarjeta oro.

Por otro lado, también hay que destacar que los titulares de una tarjeta oro pueden recibir más puntos, millas o cualquier otra unidad de promoción para conseguir mejores descuentos y acceder a promociones que con cualquier otra clase de tarjeta no se suele acceder.

Estas son, muy a groso modo, algunas de las diferencias que hay entre las tarjetas, pero todo depende de muchos factores y también de cada entidad bancaria, por lo que sus características pueden ser diferentes de una a otra.